martes, 22 de noviembre de 2016

METODOLOGÍAS ACTIVAS

Una vez que he investigado sobre las metodologías activas, he aquí mi reflexión sobre tres de ellas:


  • Aprendizaje cooperativo: en el que todos los alumnos deben trabajar en grupo  para conseguir un objetivo común. El trabajo se organiza de manera que cada uno trabaja sobre un aspecto determinado que a su vez es necesario para que los demás completen su trabajo. Es una técnica de interacción bastante positiva en el aula pues el trabajo en grupo además de fomentar el esfuerzo trabaja otros aspectos bastantes importantes en la convivencia; el respeto a opiniones diferentes así como la tolerancia a ellas, el ayudarse unos a otros con un fin común y también fomenta la pertenencia a un grupo muy importante en estas edades para sentirse integrado y así crear un clima positivo de convivencia en el aula.
  • Flipped classroom: esta metodología se basa principalmente en el autoaprendizaje o aprendizaje inverso. Al alumno se le proporcionan una serie de herramientas y a partir de ahí investigan sobre ellas. En el aula se pondrá en común todo lo investigado, se harán preguntas y los alumnos a través de su investigación ayudarán a solucionar posibles dudas a sus compañeros. La ventaja de este tipo de metodología es que además de que motiva al aprendizaje al alumno, éste se convierte en protagonista de su propio aprendizaje. Además atiende a la diversidad de alumnos en el aula, promueve la creatividad, el trabajo cooperativo e implica a más miembros de la comunidad educativa.
  • Aprendizaje basado en Proyectos: es una metodología que fomenta el aprendizaje significativo. Se basa en la habilidad de resolver un problema en base a un plan de acción, todo ello a través de la deducción. 
Analizando cada una de las metodologías, considero que la que más se ajusta a mi centro es la primera de ellas, el aprendizaje cooperativo. Este tipo de metodología es muy apropiada para trabajar con alumnos de primaria pues les motiva hacia el aprendizaje adaptándose a las necesidades de cada persona, les permite la preparación de los estudiantes como ciudadanos pues al seguir un  objetivo común hace que la tolerancia, el respeto y la preocupación por el compañero sean aspectos bastantes importantes a trabajar y desarrollar. Estos aspectos son la base para una buena convivencia en el aula y en el centro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario